Programa de la Universidad de Concepción muestra tecnologías poco conocidas y usadas en la zona que facilitan la producción.

La gran capacidad de retención de agua, importante aislante entre el suelo y la planta para disminuir enfermedades y plagas, son las ventajas que ofrece la fibra de coco como sustrato para cultivos, según se pudo apreciar en charla de la “Vitrina Tecnológica en Hortalizas de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción”, en conjunto con la empresa Protekta.

La encargada de este programa de la UdeC es la académica Susana Fischer, quien comentó que “la idea de esta charla es mostrarle a los pequeños y medianos agricultores la tecnología que se está usando afuera, pero que aquí en esta zona no se utiliza mucho, por ejemplo la fibra de coco, como sustrato para el cultivo de las hortalizas. La Vitrina Tecnológica en Hortalizas busca generar el nexo entre la universidad, la empresa, y los agricultores, actuando como una bisagra, relacionándolos e invitándolos a sumar conocimientos tanto teóricos como prácticos”.

Jorge Riveros, gerente general de la empresa Hortiplant, agregó que “el objetivo principal es poder buscar una solución a la agricultura convencional, es decir, cómo inyectar mayor tecnología a los sistemas productivos”.

En la ocasión quedó de manifiesto que la fibra de coco ofrece algunas ventajas físicas para el cultivo de algunas hortalizas, ya que se trata de un sustrato orgánico y 100% natural que permite que los cultivos se desarrollen de mejor forma. Paco López, product manager de Empresas Projar, refiriéndose al producto precisó que tiene “gran capacidad de aireación y otra particularidad es que es de fácil rehumectación, digamos que aunque se nos seque, este sustrato se rehumedece rápidamente a diferencia de otros. Se utiliza mucho en plantineras, almácigos o en plantas ornamentales o de frutales. Muchas veces se mezcla para mejorar las capacidades de otros sustratos y cuando se utiliza solo, puede ser para la producción de tomates, ajíes, pimientos o frambuesas”.

Susana Fischer destacó la importancia de desarrollar este tipo de actividades para la Facultad de Agronomía, ya que es una forma de vinculación con el medio, que es lo que debe motivar, junto a las empresas, la investigación y desarrollo de tecnología en concordancia con las necesidades locales.

 

Fuente: La Discusión

Share this story!